Contra viento y marea: llevamos la vacuna antigripal donde y cuando se la necesite

Los equipos de Sanofi Pasteur siempre trabajan bajo presión para producir casi la mitad del suministro de vacunas antigripales del mundo, pero este año ha sido todavía más excepcional debido a la complejidad y a la escala de la operación logística.

Existen cuatro familias principales del virus de la gripe (A, B, C y D), con múltiples subtipos y linajes que pueden afectar a las personas. En nuestro hemisferio, el norte, entre otoño y primavera –lo que se conoce como “temporada de gripe”-, cada año circulan diferentes subtipos y linajes de los virus tipo A y B, respectivamente, que son los causantes de las epidemias estacionales. No obstante, resulta difícil pronosticar con exactitud qué cepas (subtipos y linajes) del virus dominarán cada año, así como la gravedad, las consecuencias y el impacto total para la salud pública que tendrán.  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estudia la circulación de los virus de la gripe a lo largo del año, con el fin de emitir recomendaciones sobre qué cepas se deben incluir en las vacunas de la próxima temporada. Y aunque a veces no hay variaciones de un año para otro, lo cierto es que en la mayoría de ocasiones la OMS recomienda cambios. Unos cambios que pueden ser en solo una de las cepas o en más; como en el caso de este 2019-2020, en el que ha recomendado variaciones en dos. 

Además de los cambios en dos de las cepas, esta temporada la OMS también ha retrasado un mes la publicación de sus recomendaciones de salud pública para una de ellas; el objetivo era producir la vacuna más acertada para combatir una cepa que no solo muta a menudo entre un año y el siguiente, sino que a veces incluso lo hace durante la misma temporada de gripe. Aparte de esto, cada vez son más las personas que desean protegerse frente a la gripe, lo que ha aumentado de manera significativa la demanda en comparación con la misma época del año pasado.

Desde que la OMS emitiera las recomendaciones finales en marzo hasta la entrega de las vacunas este otoño, los equipos de fabricación de Sanofi Pasteur han trabajado de manera incansable para garantizar que se produzca la cantidad necesaria de vacunas antigripales para satisfacer la demanda sanitaria. 

Así lo explica la responsable de producción de nuestro centro de fabricación de vacunas de Val-de-Reuil (noreste de Francia), Sophie Maraval: “El pistoletazo de salida de este año fue distinto a cualquier otro, debido a los plazos de producción más cortos y a la entrada en juego de dos nuevas cepas”. Y añade: “Nuestros equipos están bien formados, de modo que hemos puesto en práctica métodos para compensar el ciclo de producción más corto sin comprometer la calidad de nuestras vacunas, los cuales también nos han permitido aumentar el volumen del suministro para satisfacer la demanda global”. En este sentido, Maraval explica que “cada día es importante cuando se trata de preparar vacunas antigripales, por lo que enviamos nuestro propio transporte altamente especializado a Londres para recoger el virus inóculo -la base para nuestra producción de la vacuna-, que procedía directamente de los laboratorios de referencia de la OMS, con lo que así evitamos el plazo de transferencia tradicional del laboratorio, más largo. Con el mismo fin, comenzamos a producir anticipadamente algunos elementos de la vacuna, previendo el posible virus seleccionado, que resultó ser la cepa recomendada por la OMS”. 

Por su parte, Laurence Grinie, responsable de producción de antígenos gripales en Val-de-Reuil, sentencia: “Los líderes de atención sanitaria en todo el mundo cuentan con nuestras vacunas; por eso, nos esforzamos por cumplir sus expectativas, contra viento y marea”. 

La vacuna antigripal anual puede administrarse en cualquier momento de las semanas anteriores al inicio de la temporada de gripe y durante todo el otoño y el invierno, según sea necesario. No obstante, la OMS ha subrayado la importancia de ampliar la duración de los programas públicos de vacunación en caso de que haya retrasos en el suministro1. Esto ayuda a controlar la circulación de los virus, ofrece protección contra la enfermedad y reduce el riesgo de resultados graves durante toda la temporada de la gripe. 

Al final, con independencia de los cambios y las mutaciones en el medio ambiente o en el propio virus, buscamos soluciones cada año para llevar a buen puerto nuestros compromisos en todo el mundo con el suministro de vacunas antigripales” apunta Laurence. Y agrega: “esto supone decenas de millones de dosis no solo esta temporada, sino cada temporada”. Unas decenas de millones de dosis por temporada de las que la compañía se siente muy orgullosa de producir, especialmente, por lo que supone para la salud de las personas. Y es que “el equipo de Sanofi Pasteur se enorgullece de producir cada temporada tantas vacunas y de hacerlas llegar donde se las necesita para proteger a la población de todo el mundo”, sentencia el responsable de producción de antígenos gripales de Val-de-Reuil. 

Referencias

  1. https://www.who.int/influenza/vaccines/virus/recommendations/201902_qanda_recommendation-ah3n2.pdf last accessed September 2019
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar tu navegación y recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación. Algunas cookies en este sitio son esenciales y el sitio no funcionará como se espera sin ellas. Al cerrar este mensaje o navegar por el sitio web, usted da su consentimiento para el uso de cookies en este dispositivo de acuerdo con nuestra política de cookies a menos que usted las haya desactivado.

Para saber más
OK