Imagen de El Gripómetro de Sanofi Pasteur

En marcha El Gripómetro 2019-2020

El estudio demográfico sobre vacunación antigripal que cada año lleva a cabo Sanofi Pasteur ha empezado a ofrecer los datos de cobertura vacunal de esta temporada 2019-2020. 

El Gripómetro tiene como objetivo concienciar acerca de la importancia de ponerse la vacuna antigripal y la necesidad de aumentar las tasas de vacunación entre aquellos grupos considerados de riesgo. 

El otoño es sinónimo de cambiar el armario, atrasar el reloj una hora y encender las primeras chimeneas; pero también de vacunarse frente al virus de la gripe para protegerse tanto de la enfermedad como se sus posibles complicaciones, siguiendo las recomendaciones oficiales de las autoridades sanitarias. En este sentido, para esta campaña de vacunación 2019-20201, que arrancó a finales de octubre, el Ministerio de Salud, Consumo y Bienestar Social no solo ha recordado quienes son los grupos de población diana de la vacunación antigripal (mayores de 65 años, embarazadas, personas de cualquier edad con enfermedades crónicas, niños prematuros de entre 6 meses y 2 años y profesionales sanitarios), sino que también se ha fijado una serie de objetivos de coberturas: Vacunar, al menos, al 65% de las personas de edad igual o superior a los 65 años, superar el 40% de embarazadas inmunizadas frente a la gripe y sobrepasar también el mismo porcentaje de profesionales sanitarios protegidos. Unos propósitos que pretenden acercarse a los establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión Europea2

Teniendo en cuenta este contexto, cada año Sanofi Pasteur pone en marcha El Gripómetro, con el fin de concienciar tanto a los citados grupos de población recomendados como a los profesionales sanitarios (considerados también un grupo de riesgo) sobre la necesidad de aumentar las tasas de vacunación y, sobre todo, de protegerse de la enfermedad y sus posibles complicaciones. Se trata de un estudio demográfico que permite monitorizar la cobertura de los distintos colectivos de forma semanal para, de esta manera, poder disponer de datos fiables de la evolución de la campaña de vacunación semana a semana. La iniciativa, que se lanzó por primera vez la temporada 2005-2006 (con una interrupción de 5 años entre 2012 y 2012), cuenta con el respaldo de numerosos expertos y la participación del Grupo Análisis e Investigación. 

El Gripómetro dispone de una página web propia (www.gripometro.es) que, más allá de mostrar los datos recogidos, también incluye información sobre la gripe, los grupos de riesgo y las vacunas. 

Objetivos de vacunación en España, fijados por el Ministerio

65%
de las personas mayores de 65 años vacunadas, o más<sup>1</sup>
40%
de cobertura en el personal sanitario<sup>1</sup>
40%
de las embarazadas protegidas frente a la gripe<sup>1</sup>

Las vacunas frente a la gripe

Según el Consejo Europeo, la vacuna contra la gripe representa una de las herramientas de salud pública más efectivas y, de hecho, coste-efectivas; pero su composición debe ser revisada cada temporada debido a la alta capacidad de mutación de los virus. La OMS, de acuerdo con los centros de vigilancia epidemiológica de todo el mundo, es el organismo encargado de emitir las recomendaciones sobre la composición de la vacuna que hay que fabricar. Una vacuna que puede ser trivalente (contener 3 cepas) o tetravalente (con 4 cepas) y puede haber sido elaborada con virus muertos (inactivada) o a partir del virus debilitado (atenuada). 

Desde la pasada temporada, la OMS recomienda el uso de la vacuna antigripal tetravalente8 en lugar de la trivalente, ya que ofrece una protección más amplia. Y es que si bien las vacunas trivalentes contienen las dos cepas del virus A (los subtipos H1N1 y H3N2) y el linaje tipo B más representativo del virus en circulación (Victoria o Yamagata), las tetravalentes contienen tanto las dos cepas del virus A (H1N1 y H3N2) como las dos del virus B (Victoria y Yamagata); lo que permite aumentar el nivel de protección, independientemente de si el linaje B que se prevé que va a circular más acaba siendo el que finalmente se propaga. De hecho, en este sentido, se estima que, en España, la eficacia de las vacunas antigripales trivalentes no ha sido la esperada en 5 de los últimas 10 temporadas, ya que el linaje predominante de la gripe B no coincidió con el contenido de la vacuna9.

Así, la vacuna tetravalente contra la gripe responde a los cambios en la epidemiología de la gripe que están teniendo lugar en todo el mundo y, por lo tanto, representa el siguiente paso hacia un nivel de protección más óptimo.

Vacuna antigripal trivalente

Vacuna antigripal trivalente

3 cepas

Protección frente a los dos subtipos del virus A (H1N1 y H3N2) y el linaje más representativo del virus B en circulación (Victoria o Yamagata)

Vacuna antigripal tetravalente

Vacuna antigripal tetravalente

4 cepas

Protección tanto frente a los dos subtipos del virus A (H1N1 y H3N2) como a los dos linajes del virus B (Victoria o Yamagata)

Acerca de la gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria vírica altamente infecciosa que produce epidemias cada año (mayoritariamente durante el otoño y el invierno), al propagarse rápidamente3. El virus de la gripe se transmite con facilidad de una persona a otra a través de las pequeñas partículas expulsadas al toser o estornudar y/o por propagación indirecta al entrar en contacto con manos y otros objetos contaminados. El tiempo de incubación oscila entre uno y cinco días, con un promedio de dos días4

Hay tres tipos de gripe estacional: A, B y C (este último ocurre con menos frecuencia que los tipos A y B y causa una enfermedad respiratoria leve). Los virus de la gripe tipo A se clasifican en subtipos, según diferentes combinaciones de antígenos de la superficie vírica (hemaglutinina y neuraminidasa): actuamnete, los subtipos A(H1N1) y A(H3N2) son los responsables de las epidemias estacionales. La gripe B es más estable que la gripe A, con menor desviación antigénica y consecuente estabilidad inmunológica, aunque con los años, la distancia genética de los linajes de la gripe B está aumentando y actualmente y causa una carga clínica y económica significativa. Se conocen dos linajes antigénicamente distintos de virus de la gripe B: B/Yamagata y B/Victoria. 

La gripe constituye una carga socioeconómica sustancial para la sociedad en términos de recursos sanitarios destinados a su atención, como el aumento de números de consultas, hospitalizaciones, tratamientos de complicaciones clínicas y un mayor consumo de medicamentos y de absentismo laboral5. Además, durante la temporada gripal, la demanda asistencial aumenta considerablemente. Según diferentes estudios, el coste asociado a una temporada de gripe en un país como España podría superar los 1.000 millones de euros6. En promedio, cada caso de gripe originaría 5-6 días de actividad limitada, 3-4 días de restricción de actividad en cama y alrededor de 3 días de absentismo laboral7

Referencias

  1. https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/docs-Recomendaciones vacunacion_gripe.pdf
  2. http://www.euro.who.int/en/health-topics/communicable-diseases/influenza/vaccination/seasonal-vaccination-policies-and-coverage-in-the-european-region 
  3. http://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/Preguntas-respuestas_gripe_ciudadanos_2019-2020.htm
  4. https://www.who.int/topics/influenza/es/ 
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4910444/
  6. Mato Chaín G, Mariano Lázaro A, Alcudia Pérez F, Verdejo Bravo C. Vacunación antigripal en personas mayores. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2011;46 (2):89-95) (Badia Llach X, Roset Gamisans M, Frances Tudel JM, Álvarez Sanz C, Rubio Terres C. Estudio de costes de la gripe. Aten Primaria. 2006;38(5):260-7.  
  7. Salleras L, Domínguez A. Impacto sanitario y económico de la vacunación antigripal inactivada. Vacunas. 2002;3 (Suppl 1):38-46.  
  8. https://www.who.int/influenza/vaccines/virus/recommendations/2018_19_north/en/
  9. Uhart, M.B., H.;Clay, E.;Largeron, N., Public health and economic impact of seasonal influenza vaccination with quadrivalent influenza vaccines compared to trivalent influenza vaccines in Europe. Human Vaccines and Immunotherapeutics, 2016. 12(9): p. 2259-2268