Alianzas estratégicas para acelerar la innovación científica

Descubrir soluciones para las necesidades médicas más urgentes del mundo es la prioridad que orienta la labor diaria de Sanofi, que trabaja para transformar el conocimiento y los avances científicos en terapias de vanguardia que mejoren la vida de las personas.

La comunidad de I + D de la compañía está formada por un equipo multidisciplinar de prestigio mundial que contribuye al liderazgo científico de Sanofi con la mirada puesta en un objetivo común: hacer posible una innovación revolucionaria que pueda transformar, extender y salvar vidas.

Ante este reto, es necesario tener en cuenta que la ciencia está impulsada por la colaboración, una evidencia que se ha puesto de manifiesto de modo indiscutible durante los últimos meses, en los que el mundo ha visto lo mucho que puede lograrse aunando esfuerzos más allá de sectores y fronteras.

Desde esta certeza, y a medida que contribuye a dar forma a una nueva era en medicina, Sanofi está adoptando asociaciones estratégicas que alinean la ciencia, la tecnología y el talento con la oportunidad, consciente de que estos acuerdos resultan claves para acelerar el ritmo de la innovación en I + D y para impulsar su éxito a largo plazo en beneficio de las personas, con foco en ámbitos tan prioritarios como la oncología y la inmunología.

La colaboración como motor de innovación

Las colaboraciones más recientes de la compañía demuestran la diversidad de enfoques con los que Sanofi plantea sus asociaciones, y que van desde colaboraciones para el descubrimiento de moléculas pequeñas que utilizan la máxima innovación hasta las centradas en una prometedora plataforma tecnológica basada en terapia celular.

“En Sanofi vemos estas alianzas como trampolines para aprender nuevas formas de desarrollar tratamientos innovadores de vanguardia, tal y como se demuestra con la tecnología de degradación de proteínas desarrollada de forma pionera por Kymera Therapeutics o con la plataforma de terapia “universal” de linfocitos citolíticos naturales inventada por Kiadis”, indica John Reed, director global de I+D de Sanofi.

Terapias de nueva generación

Marcar la diferencia

La compañía quiere fijar las bases para el descubrimiento de terapias de nueva generación creando un marco sostenible para la innovación y así marcar la diferencia.

Parte de ese desafío supone invertir en ciencia precoz y unir fuerzas con colaboradores externos que lleven a cabo líneas de trabajo pioneras, con el objetivo de construir una experiencia continua de desarrollo relacionada tanto con las fases iniciales de descubrimiento como con las posteriores vinculadas al desarrollo de terapias.

Esta apuesta ampliará las herramientas tecnológicas de Sanofi y dará a nuestros científicos acceso a nuevas alternativas para abordar el cáncer, las enfermedades autoinmunitarias y las enfermedades inflamatorias. Es muy emocionante ver que todo llega a la vez.
John Reed, director global de I+D de Sanofi

Para la compañía, resulta incuestionable que mejorar la ciencia a todos los niveles pasa por establecer alianzas beneficiosas para todos basadas en sinergias. Por eso, el equipo de desarrollo empresarial está más centrado que nunca en la innovación.

“Cuando buscamos nuevas asociaciones tecnológicas, normalmente nos esforzamos por reforzar nuestras capacidades en áreas de enfermedades específicas; sin embargo, el beneficio se extiende a menudo a muchas áreas terapéuticas”, explica Alban de La Sabliére, director de Sanofi Partnering.

La I+D, prioritaria en tiempos de pandemia

Incluso durante las circunstancias inusuales vividas en los últimos meses como consecuencia de la pandemia de COVID-19, desde Sanofi hemos cerrado acuerdos estratégicos para seguir siendo competitivos en un entorno de rápida evolución.

Seguimos siendo altamente selectivos, realizando inversiones para complementar nuestras soluciones terapéuticas con tecnologías innovadoras, añadiendo modalidades novedosas a nuestras herramientas y fortaleciendo el enfoque de nuestros tratamientos en enfermedades para las que l@s pacientes necesitan soluciones urgentes.

Alban de La Sabliére, director de Sanofi Partnering

De este modo, Sanofi ha redoblado sus esfuerzos para poner en marcha colaboraciones dirigidas al descubrimiento y el desarrollo de fármacos en diferentes estadios de madurez, centrándose en asociaciones en fases iniciales, porque esto permite crear un motor de I+D más potente y unos tratamientos más sólidos, así como acelerar la entrega de soluciones terapéuticas innovadoras para l@s pacientes que más los necesitan. 

“Kymera, por ejemplo, cuenta con experiencia en el desarrollo de degradadores de proteínas que actúan contra los objetivos de difícil acceso en enfermedades inflamatorias y otras áreas terapéuticas, mientras que el nuevo enfoque de terapia celular de Kiadis está abriendo un nuevo capítulo en tratamientos oncológicos e inspirando a nuestro equipo para considerar enfoques terapéuticos innovadores”, explica el director global de I+D de Sanofi.

En el mismo sentido, John Reed también se refiere a la alianza establecida con el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas: “Esta colaboración permite aprovechar una excepcional infraestructura de investigación clínica e investigadores oncológicos de primera línea para ayudarnos a identificar mejor a poblaciones concretas de pacientes, combinaciones de medicamentos y posibles nuevas indicaciones para nuestros actuales tratamientos contra el cáncer o para los que se están investigando”.

La lucha contra la COVID-19

Estas nuevas colaboraciones, que varían en gran medida en cuanto a tamaño y alcance, han progresado enormemente en un contexto de extraordinarias alianzas destinadas a combatir la COVID-19. En este sentido, Sanofi ha apoyado estudios clínicos internacionales para hacer frente a esta nueva enfermedad y ha unido fuerzas con GSK y Translate Bio para la búsqueda de una vacuna eficaz contra el virus, combinando plataformas de vacunas y capacidades de fabricación.

“Desde nuestra experiencia, sabemos que trabajar con organizaciones y entidades excepcionales, independientemente del tamaño, la geografía o el entorno, mejorará la capacidad de Sanofi para innovar en muchos aspectos relacionados con enfermedades de alto impacto y prevalencia, incluidas aquellas más relevantes para nuestras recientes colaboraciones, que se centran en el mieloma múltiple y en otros tratamientos contra el cáncer, así como en enfermedades autoinmunitarias e inflamatorias”, asegura el director global de I+D.

Estas relaciones van más allá de explorar nuevas tecnologías y moléculas: infunden en la cultura de Sanofi nuevas ideas y formas de trabajar que motivan a sus equipos a innovar rápidamente y sitúan a la compañía en una posición óptima para ofrecer medicamentos revolucionarios que permitan transformar la vida de l@s pacientes.